Griñán priorizará el gasto educativo pese a los presupuestos "contractivos" de 2012

  • La Junta tampoco tiene previsto tocar las partidas destinadas a sanidad y gasto social

Comentarios 6

El Gobierno andaluz no tiene entre sus planes presupuestarios meter la tijera en educación. Más bien al contrario. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, avanzó ayer el compromiso de "priorizar" este gasto a pesar del carácter "contractivo" de las cuentas autonómicas para 2012. Con este anuncio vino a dar respuesta a la "preocupación" mostrada por el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, de que ante un escenario de presupuestos a la baja, muchas comunidades decidan ahorrar con cargo al apartado educativo, como así ya planean los gobiernos de Madrid, Castilla-La Mancha Galicia o Navarra, que anuncian recortes mediante el incremento de la horas lectivas al profesorado.

Como prueba de la voluntad de la Junta, Griñán argumentó que será una "prioridad absoluta" no sólo porque ya lo ha sido en años anteriores, sino porque es la clave para "remontar" y "ganar el futuro" después de esta coyuntura económica. "La crisis se ha llevado muchos empleos por delante, se ha llevado muchas expectativas, pero no puede llevarse también la formación de nuestra gente", afirmó durante su visita a una empresa ubicada en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) en Málaga.

Esta declaración de intenciones, sin embargo, no implicará la elevación del techo de gasto educativo. Griñán matizó que habrá que "ajustarse mucho", dado el periodo de consolidación fiscal y por el compromiso "indeclinable" con la estabilidad presupuestaria. "El gobierno andaluz no va a poner ajustes duros", explicó, recalcando a renglón seguido que no se tocarán las partidas destinadas a las ayudas a las familias para los comedores escolares, aulas matinales, transporte escolar o la gratuidad de los libros de texto.

Junto a la educación, el Ejecutivo autonómico tampoco tiene intención de aplicar rebajas en la sanidad y el gasto social. Sin entrar a valorar el Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos, ideado por su homóloga popular en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, con el que pretende ahorrar 1.815 millones, Griñán aseguró que prefiere "retrasar una inversión a recortar en educación o sanidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios