"Espero que los plenos del Parlamento no salgan nunca en las páginas de sucesos"

  • La política socialista confía en una vuelta a la normalidad en la reanudación del curso parlamentario · Culpa al PP del "peor espectáculo" vivido en la Cámara a cuenta de la expulsión de los alcaldes en julio

Comentarios 17

Fuensanta Coves (Elche, Alicante 1961) preside el Parlamento de Andalucía desde 2008. Este martes se reanuda el curso político en la Cámara, que orillará en las elecciones autonómicas de primavera. Coves analiza la intensa agenda de los próximos meses, con la convivencia de unas elecciones generales, separadas, y el desagradable recuerdo del último pleno, en julio, con una espectacular bronca a cuenta de la incompatibilidad de los alcaldes.

-El curso terminó con su advertencia a los diputados de que se avergonzarían al verse en televisión. ¿El clima irá a peor con unas elecciones generales a la vista?

-Es verdad que, fijadas unas elecciones, el clima político siempre se enrarece. Creo que la finalización del anterior periodo fue el peor espectáculo que ha dado el Parlamento de Andalucía en muchos años. El principal grupo de la oposición trató de reventar un pleno en el que probablemente las cosas no salieron como a ellos les gustara. Espero de este periodo debates intensos y propuestas, pero sobre todo una vuelta al activismo parlamentario y que los plenos del Parlamento no salgan nunca en las páginas de los sucesos.

-¿Por qué los alcaldes andaluces no pueden estar representados en el Parlamento?

-Ése es un debate que vamos a mantener esta semana. Todo el mundo entiende que una persona, una función, un sueldo. El principal valor de un político es la coherencia y es difícil explicar que el partido que lo propuso ahora lo rechace. A diferencia de Galicia, aquí el alcalde puede elegir. El miércoles por ejemplo, en la reunión donde se vio este tema, no estuvo la vicepresidenta segunda de la Cámara y alcaldesa de Jerez (María José García Pelayo) porque acudió junto al presidente de la Junta y el ministro de Fomento a una inauguración. Es evidente que resulta casi imposible compatibilizar ambos cargos.

-¿Por qué ahora?

-Se plantea ahora porque vamos a unas elecciones y es más que razonable que se haga en este momento. Pero ésta es sólo una medida de calidad democrática, hay muchas.

-¿Cuándo podrá un ciudadano de la calle intervenir en el Parlamento?

-Se ha avanzado mucho, con el escaño 110, pero no pondría una fecha. No habrá problemas.

-¿Qué deberían aprender los políticos del 15-M?

-Es un toque de atención para que estemos más cerca de las inquietudes de la calle. Los argumentos del último pleno fortalecen la idea del distanciamiento entre la política y los ciudadanos.

- ¿Se avergüenzan los políticos del pasado con tantas medidas ahora de transparencia o recortes de sueldo?

-Hemos llegado a esto por coherencia, porque queremos parecernos más a los ciudadanos a los que representamos. Es verdad que estas medidas han puesto a personas en situaciones complicadas. Hemos oído hasta la saciedad al líder de la oposición (Javier Arenas) que nadie cobrase más que el presidente y ahora nos enteramos que es el mejor pagado. Habla de austeridad y es el primero en incumplirla.

-Para cumplir con la agenda legislativa del presidente, ¿hasta cuando estará disponible el Parlamento?

-Eso lo decide el presidente, que resolverá cuando disuelve la Cámara. Hasta entonces trabajaremos intensamente. Muchas de las leyes se han pedido por urgencia para aprobarlas esta legislatura.

-El Guadalquivir vuelve al Parlamento. ¿Qué sintió cuando conoció la sentencia del Constitucional?

-Fue una gran decepción. Pensábamos que si el Estatuto fue aprobado por todos los grupos en el Parlamento y en el Congreso era plenamente constitucional. Ahora veo correcto el planteamiento de llegar a lo mismo por otra vía distinta.

-¿Ya se puede desclasificar cómo fue su relación con Cristina Narbona a cuenta del traspaso?

-Mi relación con todos los ministros fue cordial. Aunque a ella no he vuelto a verla.

-Usted apostó por científicos en lugar de políticos en los parques naturales. ¿Qué le parece la elección de Felipe González en Doñana?

-Francamente bien, por la relación de Felipe con Doñana. Yo en mi día tuve libertad, y también la tienen los consejeros que me han sucedido. Están haciendo un trabajo magnífico, en un tiempo mucho más complicado que el que a mí me tocó gestionar.

-¿Qué falla en el Algarrobico?

-Nada. Bastará un gesto del juzgado para que la Junta y el Gobierno echen abajo el hotel.

-¿Repetirá en las listas?

-Primero lo hablaré con mi secretario general y con el provincial.

-Por el secretario general de Almería no creo que haya problemas (José Luis Sánchez Teruel fue su jefe de gabinete cuatro años).

-Creo que José Luis va a hacer un gran trabajo. Se ha demostrado con ese baile de nombres para encabezar la candidatura del 20-N (entre ellos, el de Rosa Aguilar). Él ha defendido que la lista de Almería la lideren personas que sean de Almería y tengan buena acogida en nuestra provincia.

-Y su opción personal, ¿presentarse o probar otras cosas?

-Sólo me interesa que el Parlamento esté activo para resolver los problemas de los ciudadanos y la campaña del 20-N. Lo otro, a su tiempo.

-¿Dónde defendería mejor los intereses de los andaluces Micaela Navarro, en las listas al Congreso o si sigue como consejera de Igualdad?

-(Pausa) Ésa pregunta es muy difícil . Preguntar por Micaela es como por mi hermana. (Pide unos segundos). Es muy importante lo que Micaela decida, y creo que hará lo que sea mejor para el partido en estos momentos. Seguro que acertará.

-¿Qué oportunidades tiene Rubalcaba de ser presidente del Gobierno?

-Creo que cada día que pasa, más, porque vamos a establecer comparaciones entre el modelo de Rajoy y el del candidato del PSOE.

-¿Qué recortes habrá en el Parlamento?

-Se congelará el capítulo de personal y el sueldo de los diputados por tercer año. Vamos a tener un ahorro importante en el gasto corriente y, sobre todo, en la oficina móvil del diputado (teléfono, internet,...), entre un 10 y un 20% . Los nuevos diputados tendrán a su servicio todos los instrumentos, pero se han buscado mecanismos para ahorrar una parte importantísima de ese dinero. El presupuesto del Parlamento será otra vez inferior.

-¿Por qué es imprescindible el Consejo Audiovisual?

-Es importantísimo. Alguien tiene que velar por los derechos de los niños o de los espectadores. Me parece incompresible que no exista en otras comunidades. No tendría sentido que, mientras discutimos sobre la calidad democrática, a la vez suprimamos este organismo.

-El papel de presidenta de Parlamento hace repensar las cosas.

-Lo veo positivo. Yo no he asumido un papel como Arancha Quiroga (presidenta del Parlamento vasco), que está permanentemente de tournée criticando al Gobierno, o al del anterior de la Comunidad de Madrid, que participaba en tertulias criticando a los políticos que después moderaba o el presidente de la Asamblea de Valencia, que en cada sesión hace gala de sus creencias sobrenaturales. Yo traslado mis preocupaciones y críticas, de forma muy discreta, en los foros de mi partido, y no salen al exterior. Pero sigo siendo yo.

-El PP la acusa de sectaria.

-Cada vez me preocupa menos. Cuando en un partido a un equipo no le gusta cómo va, cuestiona al árbitro. Es una actitud de un mal jugador o entrenador. Y eso pasa en el PP, que cuando no le gusta cómo transcurre un pleno, trata de reventarlo, como aquel de julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios