Ecologistas ceutíes acusan al 'New Flame' de vertidos de hidrocarburos en sus playas

  • Verdemar cree que en los próximos días se iniciará la primera fase de rescate del chatarrero encallado en la Bahía

Una serie de vertidos de hidrocarburos están llegando en los últimos días hasta la costa norteafricana del Estrecho de Gibraltar. Ayer los voluntarios volvieron a encontrar restos de fuel en la playa de Calamorro, en Ceuta, y los grupos ecologistas de la ciudad autónoma no han dudado en señalar al New Flame como culpable de estos últimos vertidos.

El presidente del Grupo Verde-Los Verdes de Ceuta, Juan Redondo, denunció que los restos de hidrocarburos en la ciudad autónoma podrían proceder "del buque chatarrero que permanece desde el pasado agosto semihundido en la Bahía de Gibraltar". Redondo especuló con que la llegada de los hidrocarburos hasta la playa de Calamorro, situada justo enfrente de Gibraltar, podría deberse a "las corrientes" de la zona que arrastran el posible escape hasta la costa ceutí. Además, los conservacionistas creen que los próximos días puede llegar más fuel y por ello reclamaron a las autoridades un control más exhaustivo de este tipo de hidrocarburos para evitar "cualquier tipo de contaminación".

Por otra parte, los ecologistas en el Campo de Gibraltar afirmaron ayer que, si no cambia la meteorología, la recuperación de la popa podría llevarse a cabo en los próximos días. La compañía contratada para el rescate del buque semihundido, Titan Salvage, ha finalizado prácticamente las labores preliminares antes de proceder al corte.

El portavoz de Verdemar-Ecologistas en Acción, Antonio Muñoz, consideró que la popa entre la cuarta y la quinta bodega podría recuperarse a lo largo de esta semana para llevarla hasta el puerto de Gibraltar. Informó además de que otro buque, el Warrior, se encuentra en las inmediaciones del chatarrero y que el remolcador Barge 408 -encargado de partir el buque- , junto al Union Beaver, está aún en el puerto militar del Peñón "prácticamente preparado" para realizar la operación de corte.

El ecologista volvió a insistir en el peligro que entraña esta operación para el medio ambiente. Según Muñoz, esta nueva estrategia de rescate es aún más peligrosa desde el punto de vista medioambiental que la que estaba prevista realizar anteriormente, por lo que exigió que "extremen las precauciones" y desplieguen un equipo de buzos que "vigile y evite" el posible derramamiento de la chatarra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios