juan manuel y jesús torres. pregoneros del carnaval especial 2018

El telón se alza para la familia Torres

  • Los hermanos Juan Manuel y Jesús suben al escenario del Teatro Florida para pregonar el Carnaval

  • Iniciaron su periplo juntos en el concurso con "Los muertos del levante"

Jesús Torres (izquierda) y Juan Manuel Torres (derecha), semiocultos tras las cortinas del Teatro Florida. Jesús Torres (izquierda) y Juan Manuel Torres (derecha), semiocultos tras las cortinas del Teatro Florida.

Jesús Torres (izquierda) y Juan Manuel Torres (derecha), semiocultos tras las cortinas del Teatro Florida. / erasmo fenoy

Jesús Torres no oculta sus intenciones. "Será un pregón de corte clásico. Ese es el estilo de los Torres", dice. Mayor y menor de la familia Torres se iniciaron en el carnaval en el año 1988 con Los piratas del Mispipi bajo la autoría de su padre, Juan Torres. Se desprendieron del seno paterno por completo en 1998 cuando se embarcaron en Los muertos del levante. Juan Manuel (Algeciras, 1976) asumió la letra y Jesús (Algeciras, 1981) la música. Desde entonces no se han separado, como buenos hermanos.

-Al alimón era la única forma de que alguno de ustedes fuera pregonero. Siempre han estado juntos en carnaval.

-Jesús: No tendría sentido que fuera yo solo o Juanma. De hecho el alcalde cuando nos llamó nos dijo que tenía que ser conjunto.

-¿El carnavalero sabrá que este es el mejor momento de vuestra trayectoria carnestolenda. Pero, ¿otro que recuerden?

-Juan Manuel: El primer premio de Todo a euro, sin duda. Fue tan claro y dimos tan fuerte en aquel paraninfo de la Politécnica que se convirtió en inolvidable. Después aquella chirigota se fragmentó y recuperamos el grueso de la que siempre ha sido la chirigota de los hermanos Torres.

Y es que Juan Manuel y Jesús se alzaron con la victoria en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas Ciudad de Algeciras en 2011. Formaron un grupo estrella con nombres propios del carnaval local: Francisco Javier Ros Peluca, Juan Manuel Lara, Celestino López Rondón, entre otros. La gloria aquella fue el refrendo a trece años de trayectoria a la sazón. Pese a ello, el registro de célebres momentos tiene varios asientos...

-¿Y el suyo, Jesús?

-J: Yo recuerdo mucho la semifinal de Vamos a montar un pollo (2004). Veníamos de alcanzar nuestra primera final el año anterior con No me pierdo ni una y la gente nos esperaba. Otro recuerdo imborrable fue el segundo premio alcanzado con Los que prefieren un primero (2008), vulgo Los butaneros. No olvidaré nunca cuando Quique Rodríguez nos comunicó que nos habían concedido el premio al mejor pasodoble. Estábamos en la peluquería de Paco Ocaña y empezamos a cantarlo allí. También estaba mi padre. Fue precioso.

La familia la completa un varón más, Alberto, ingeniero de profesión. Juan Manuel, por su parte, es profesor de Educación física y Jesús, técnico en prevención de riesgos laborales. Alberto salió con sus dos hermanos en los inicios de la singladura en solitario, sin su padre. Lo dejó al poco. Los pregoneros apuntan de él que, pese a su sobriedad y semblante serio, es un percusionista excelente.

-Ustedes han bregado en todas las fiestas que llevan la denominación de origen de Algeciras.

-J. M: Nuestro padre participó de todas y nos crió con ese deseo. Nos enseñó a amar a Algeciras. Ese sentimiento sigue presente en mi madre, que está de los nervios por escuchar el pregón. Este es un reconocimiento muy especial. Yo creo que es la máxima distinción a un carnavalero.

-¿Les ha dado muchas alegrías o muchos disgustos estar en misa y repicando? La expresión viene al pelo...

-J: De todo un poco, pero más alegrías por supuesto. En el mundo cofrade nos llaman los chirigoteros. Y en el carnavalero ya se imagina...

-Solo hay que seguir la regla de tres, no hay que ser un lince.

-J: Cuidado, porque están en peligro de extinción.

Jesús es hermano de la hermandad del Medinaceli de Algeciras desde muy pequeño. Procesiona revestido desde que esa frondosa barba que luce era un mero mostacho en ciernes. Juan Manuel ha sido pregonero de La Palma, entre otros, y, este pasado verano, del Carmen.

-Y en feria de Algeciras a Los Palmeros... Los Torres de Algeciras, hasta los andares.

-J.M:Nuestro padre fue socio fundador de la caseta junto a otros cuatro amigos. Nosotros somos asociados desde 2006. Allí está nuestra familia, la de sangre y la de facto. Los Palmeros va más allá de la feria. Participa de la Ortigada en calidad de colaboradora y desde la llegada a la presidencia de Raúl Ocaña se celebra una fiesta de carnaval en febrero.

Su padre pregonó la feria de Algeciras en 1993, la Semana Santa en 2009 y el Carnaval en 2010. En todos recitó sus textos en verso o en prosa desde un atril. Fue pregonero de ambón, y habida cuenta de su calidad humana, de "ambón ibérico".

-¿De quién se acuerda en un día tan especial?

-J.M:De nuestro padre, principalmente. Nos inculcó el algecireñismo. Nos acordaremos mucho de Antonio Quirós, íntimo amigo de la familia, de Juan Mayor Juani y de Pepe Marín. También de Pepe Rodríguez El Guardia, que pese a ser policía local, tenía vastos conocimientos de fontanería y le ayudaba a mi padre cuando había un problema en algún sanitario.

-Están los hospitales de la comarca como para más problemas en los sanitarios, Juan Manuel.

-J.M: Desde luego.

-De obligado cumplimiento y siempre de sibilina respuesta esta pregunta, ¿cómo será el pregón de estos hermanos?

-J: Va a ser un pregón clásico. Lo único que puedo adelantar es que la calle es la protagonista. Nosotros empezamos en ella con las familiares de nuestro padre y no podía faltar. Nos hemos reunido de nuestra gente para cantar las coplas de todos estos años.

Estos pregoneros llevan a gala haber nacido en San Isidro. Delante de ellos no puede hablarse mal de La Bajadilla, porque es el barrio en el que viven desde hace veinte años. Jesús es más tímido que su hermano mayor. Ha sido el director de las agrupaciones que ambos han compartido. Eso le ha dado un máster en lidia de conflictos. Juan Manuel va al banco con la cartilla. No saca dinero con tarjeta de crédito. La suya de visita lleva un nombre en negrita: Algeciras. El resto les resbala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios