El taxi se planta ante el intrusismo con una protesta en el puerto

  • Los profesionales obstaculizan más de dos horas la vía de acceso a la estación marítima, el comienzo, según anuncian, de otras acciones reivindicativas

Comentarios 6

El sector del taxi se plantó ayer ante el intrusismo de los denominados conductores piratas e improvisó una acción de protesta en el puerto. Los profesionales que realizaban su labor en la estación marítima aparcaron sus automóviles en mitad de la vía que discurre frente a la entrada del edificio de terminales y así obstaculizaron durante algo más de dos horas el tránsito de vehículos. Lo sucedido pudo ser la semilla de nuevas movilizaciones. Se anuncian otros actos con los que reclamar la atención sobre la competencia desleal que padecen.

Una mañana especialmente aciaga agotó la paciencia de los taxistas. Según contaron, desde primera hora observaron cómo volaban los servicios por culpa de los conductores piratas que se movían por la estación marítima y sus alrededores. Un profesional se quejaba amargamente a la una del mediodía de que desde las seis de la mañana sólo había podido hacer una carrera de seis euros.

Lo ocurrido es habitual. El sector denuncia que cada jornada hasta una treintena de intrusos ofrece sus servicios en el puerto y algunos hasta con escaso disimulo. Pero, lo dicho, la mañana resultó tan frustrante que los profesionales decidieron pasar a la acción para hacer ver su problemática. Los taxis estuvieron aparcados frente a la entrada de la estación marítima de las doce del mediodía a las 14.30, aproximadamente. Cuando disolvieron la concentración hicieron una pitada ante el edificio de la Autoridad Portuaria.

La Policía Portuaria se situó a la entrada del aparcamiento de la zona, unos metros antes de la terminal del helipuerto, y por él desvió a los coches que se encaminaban hacia la estación marítima. En consecuencia se evitaron posibles tensiones entre taxistas y conductores que se vieran sorprendidos por la vía cortada y tuvieran dificultad en dar la vuelta. De cualquier forma, los profesionales protestaron sin beligerancia y explicando con serenidad sus reivindicaciones a quien quisiera escucharlas.

¿Y qué expusieron? Básicamente son dos los problemas, que están relacionados. Por una parte reclaman una presencia policial más permanente en la estación marítima para evitar la actividad de los intrusos. Y, de otro lado, quieren trasladar el mensaje de que las detenciones que se puedan producir esporádicamente, que agradecen, no erradica la situación.

Algunos taxistas incluso comentaban ayer que ya hasta se producen servicios ilegales para dentro de la ciudad y no sólo para trayectos de larga distancia a otras localidades. Una vez agotada la paciencia, piensan continuar con las protestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios