Las tapas, a oscuras en Verboom

  • El alumbrado público de la plaza no funciona y los propios empresarios sacan focos a la calle para iluminar las terrazas. La constructora y el Ayuntamiento, enfrentados tras denegar el pleno la recepción de la obra

Comentarios 17

Un pincho, una ensaladilla rusa y una hamburguesita a oscuras. Una cerveza y un refresco también a oscuras. Y un brownie y una tarta crocanti , por supuesto que a oscuras. A los comensales que acuden a las terrazas de la Plaza Verboom no les queda más remedio que disfrutar de la noche algecireña sin una luz que ilumine sus cenas. El alumbrado público nunca ha funcionado en dicho enclave; y esta situación obligó a los propios empresarios a instalar focos que incrementen la visibilidad en las mesas allí ubicadas.

"Siempre que venimos, intentamos buscar un sitio un poco iluminado. Porque es que hay algunas zonas donde no se ve prácticamente nada", cuenta un habitual de los restaurantes de la plaza, que cuenta ya con media decena de terrazas y donde, cada jornada, se citan más de un centenar de personas -lo que la convierte en uno de los puntos de tapas más concurridos de todo el municipio-.

Los vecinos denuncian que esta situación se prolonga desde hace demasiado tiempo, sin que la administración local haya puesto solución todavía al problema. Aún así, tal y como pudo saber Europa Sur, el actual equipo de Gobierno trabaja intensamente en estos momentos para poder dar la luz lo antes posible.

Por su parte, según explica el propietario de uno de los locales de la plaza, la constructora incluyó en los contratos de venta de los aparcamientos ubicados bajo el enclave una cláusula por la que serían estos propietarios los encargados del mantenimiento de Verboom. Una disposición que consideran abusiva.

Además, la falta de alumbrado en este enclave también radica en el conflicto existente entre la empresa encargada de la construcción de la plaza y el propio Ayuntamiento. El pleno denegó el pasado 28 de marzo la recepción de la obra. Según argumentaron los entonces responsables de Urbanismo, esta decisión se adoptó por defectos en la sujeción del mobiliario urbano y por problemas con los puntos de luz, entre otros motivos.

Y, aunque los tres grupos presentes en marzo en el Consistorio votaron a favor de esta negativa, el PP acusó al entonces primer edil, Diego Sánchez Rull, de adjudicar a "dedazo" este proyecto. Una acusación que ratificó en varias ocasiones el líder de los populares, José Ignacio Landaluce, quien afirmó que las parcelas 2 y 3 se otorgaron sin concurso público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios