Los quioscos, de todo y para todos

  • El verano es la mejor época para los quiosqueros, que ofrecen una gran variedad de artículos y productosl Precios anticrisis. Los productos más demandados en los quioscos, como las golosinas, siguen manteniendo precios muy económicos.

Los quioscos de La Línea hacen su agosto cada verano con la afluencia de visitantes sí como la gran cantidad de gente que elige sus calles para pasear con su familia o tomar algo en cualquier terraza de la zona.

Según afirmó Rosario López, quiosquera desde hace más de 30 años, La Línea en verano ofrece a estos vendedores más beneficios que en otras épocas del año: "Durante el verano, la ciudad se llena de gente paseando y de niños jugando y todo eso nos beneficia. Además las terrazas se llenan de gente que mientras disfrutan de un rato entre amigos tienen a sus hijos jugando al rededor de nuestros quioscos y durante ese tiempo, las botellas de agua, los gusanitos y las golosinas suelen ser los productos estrella", afirmó.

Pero los quioscos no solo venden golosinas sino que ofrecen una gran variedad de artículos y productos, como bebidas, pañuelos de papel... Ahora y desde hace algún tiempo también ofrecen recargas de telefonía móvil o juguetes. "La crisis nos hace difícil que con lo que ganas en un quiosco llegues a fin de mes y por eso hemos optado por traer las recargas de los teléfonos móviles, los bonobuses y también los pequeños juguetes que suelen ser muy llamativos para los niños pequeños y que suelen venderse muy bien porque no superan los tres o cuatro euros", apuntó Rosario López.

Por otro lado, la vendedora también quiso dejar claro que otro de los productos estrella de cada verano es el helado. Según explicó, en esta época los helados dan al quiosco muchos beneficios y básicamente entre refrescos y helados las ventas se doblan en la mayoría de los casos.

Asimismo, esta vendedora también quiso dejar claro que la crisis está afectando a los quioscos al igual que a la mayoría de negocios que hay en La Línea. "Aunque el quiosco da para vivir no aporta grandes beneficios. Este negocio ha funcionado siempre, hay pocas personas que se hayan visto en la obligación de cerrar sus quioscos por culpa de la crisis pero sí que es verdad que desde hace algunos años cuesta más sacarle algo de partido ya que entre proveedores, facturas y un larga lista de cosas está siendo un poco más difícil mantenerse a flote aunque eso no quiere decir que no consigamos sobrevivir de nuestro quiosco. LLevo 30 años aquí y estoy segura que la crisis pasará pronto como ya ha ocurrido otras veces", manifestó.

Envía tus convocatorias a viviraqui@europasur.com

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios