La noche más cruda y algecireña

  • 'Una chirigota de otro siglo' da el 'sorpasso' y se despide de las tablas con cánticos de campeones del público

  • 'Muertos de Risa' conecta con el patio de butacas en la última función de semifinales

'Patalante el de nosotros' 'Patalante el de nosotros'

'Patalante el de nosotros'

En las butacas hubo miradas de incertidumbre. Nerviosismo. La última función de semifinales trae consigo sudoraciones entre el público del Teatro Florida. El día de la primera criba. Una suerte de casting de Luis San Narciso pero en vez de para una producción cinematográfica para la final del concurso de coplas. El Teatro Florida acogió ayer la sesión postrera del certamen de coplas, la más algecireña con hasta cinco agrupaciones locales. La protagonista fue la chirigota del conocido cuartetero Francisco Luque, que se estrenó ayer en la autoría de música y letra de una agrupación. Una chirigota de otro siglo es una parodia del Siglo XX, tienda de moda insigne de la calle Tarifa. Incluye a su propietario, Carlos Guerrero, que hizo un cameo al principio de la actuación. La chirigota dirigida por Fernando Estudillo puso al respetable del revés con una agrupación que midió hasta el último detalle.

También fue la noche de Sergio Saavedra y Celestino López. Esta dupla carnavalera se hizo con el patio de butacas con un tipo que homenajea a los humoristas españoles que han fallecido. Celestino López, caracterizado de Pepe da Rosa, da la salida en la presentación con un palo que los hermanos López Rondón también dominan: el flamenco. Los quejíos de Cele, por como se le conoce, son el preludio a la aparición estelar de los doce cómicos escogidos, de los que el que recuerda a Juan Rosa Pulga parece el original. Saavedra y López han confeccionado un repertorio que fue bien recibido por el público algecireño.

Del Florida tomó parte en la primera mitad de la función la comparsa Callejeros, de Miguel Monfillo. El joven autor consiguió que sus letras calaran en el patio de butacas. Monfillo ha progresado y año tras año demuestra que tiene más ganas de seguir con una aventura en solitario que camina a los diez años ya. Muy buen estribillo: "Déjame que cuando llegue febrero te vuelva un callejero". El comparsista algecireño no dejó munición en la canana. Criticó al alcalde de la ciudad: "Solo se le llena la boca con el barrio de La Caridad". Y al carnaval local: "Sueño con un concurso sin falsos traidores".

Fue el estreno en el Florida de la comparsa de Melanie Cabeza El renacer, que cerró las semifinales. Siempre es muy difícil poner el broche de oro a la primera fase del concurso, pero estas jóvenes contaron con el apoyo del respetable que ansiaba conocer el fallo del jurado. La segunda parte la inauguró la comparsa de José Antonio de Lara El rescoldo. Un año más de Lara se ha aventurado a seguir un camino distinto y sin estar bajo el regazo de la conocida comparsa del Rizo.

Abrió el telón la chirigota sanroqueña Patalento el de nosotros. Representaron a participantes del programa cazatalentos Got Talent. Desenfadados y canallas, no dejaron de interpretar cada uno en su disciplina: bailarinas, cantaores o gimnastas de capoeira. Sus saltos y bailes les dieron algún susto que otro con los micrófonos del Florida y resbalones sobre las tablas. Poco más que reseñar, créanlo.

Fue la noche más esperada del año tras la final del concurso, la de la Champions League y la de la Superbowl, que aunque pudiera parecer atrevido cada vez tiene más seguimiento fuera del continente americano. De Tom Brady no se habló en las butacas del Florida. Ana María Aguirre volvió una noche más a su asiento en la segunda fila. Anda saliendo de una neumonía que se le ha agarrado y que ya lleva un mes sufriendo. Lleva treinta días, pero el problema vendrá como aguante otros tantos y le hagan un contrato fijo.

Al término de la función algunos se fueron a descansar y otros se retiraron a deliberar su propio veredicto, ese que se da con el codo en la barra del ambigú. Muchos componentes buscaron el sitio en que el grueso de su agrupación se encontraba y otros se hicieron fuerte en el gallinero. La agrupación algecireña Con las bombas que tiran, al contrario, siguió el fallo a la altura del área de servicio Bernardo Macías. Habían actuado en la Concha Final y no les dio tiempo a presenciarlo en directo. Mejor así, que en la carretera bien se sabe. Al cierre de esta edición el jurado aún deliberaba su fallo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios