Ante la mirada de las estatuas

  • Las tres gracias, Camarón o la mismísima Inmaculada Concepción contemplan a los linensesl de piedra Estatuas y efigies se han ganado un sitio en La Línea y ya son inseparables de su historia.

En todos los municipios hay estatuas que se convierten en símbolos de los mismos, efigies de ciudadanos queridos o de otros que nunca existieron que se han convertido en parte del paisaje de nuestras plazas y nuestros parques. Imposible desligar ya las miradas de piedra de algunos rincones de nuestros pueblos.

Por ejemplo los jardines municipales de La Línea no serían los mismos sin la imagen de la Inmaculada Concepción, que da la bienvenida a todos aquellos que van a realizar alguna gestión al Ayuntamiento y que próximamente también lo hará a todos los linenses que acudan a los jardines para pasear y disfrutar de las zonas verdes, una vez que el Ayuntamiento finalice los trabajos de remodelación de los jardines a mediados de marzo.

Otra estatua con historia en La Línea es la de Camarón de la Isla. El cantaor que se enamoró de una linense y crió a su familia en este municipio tiene también su efigie en bronce en la plaza que lleva su nombre.

El busto de Juanito el médico, situado en la avenida España, también es una de las efigies más queridas del municipio y a pesar de los años, los linenses aún no han olvidado la ayuda que en su tiempo prestó a muchos y todavía es fácil ver flores depositadas a los pies de su rostro esculpido.

Aquellos trabajadores incansables que cruzaban la Verja cada día para trabajar en Gibraltar y que con su esfuerzo y tesón levantaron el municipio también tienen su particular homenaje en otra estatua, en la que se muestra como uno de estos trabajadores con su bicicleta se dispone a cruzar la Aduana. Por su puesto, su lugar no podía ser otro que frente a la Verja y así, la estatua es también contemplada por todos los españoles que hoy tienen su puesto de empleo en Gibraltar.

Un cuerpo joven de rostro desconocido es el de el hombre que hace equilibrio en un principio fingido gracias a un libro. La estatua está colocada en la plaza de la Constitución y es obra del joven pintor y escultor Aurelio Argüez, dedicada al conocimiento.

Finalmente, hay que nombrar a tres mujeres que se han ganado un hueco importante en La Línea, hasta llegar a ser imagen de la ciudad. Las tres gitanas que en su día plasmó en un lienzo el insigne pintor José Cruz Herrera, las tres gracias que se muestran a linenses y turistas en la plaza de la Iglesia, posando bien guapas ante la iglesia de la Inmaculada.

Envía tus convocatorias a viviraqui@europasur.com

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios