El general León Villaverde jura su cargo como gobernador militar

  • El Ministerio de Defensa otorga un nuevo protagonismo a esta figura, que en la última etapa fue asumida por el jefe del Mando de Artillería Costa del Estrecho

El general de brigada Antonio León Villaverde juró ayer su cargo como nuevo comandante militar de Cádiz y gobernador militar del Campo de Gibraltar. Lo hizo en la residencia militar Fuerte Santiago, a donde acudieron autoridades civiles y militares de la comarca. El acto estuvo presidido por el general de división y jefe de la Segunda Subinspección General del Ejército (Sur), José Muñoz.

Con el nombramiento de León Villaverde la figura del gobernador militar se asegura su permanencia, ya que hasta ahora este cargo había sido asumido por el jefe del Mando de Artillería Costa del Estrecho (Mactae).

El general de brigada, que en su discurso habló de la reactivación de la figura del gobernador militar, esbozó cuáles serán las líneas maestras de su futura actividad.

"Las actuales competencias de los comandantes y gobernadores militares están definidas, con carácter general, como actividades de colaboración con autoridades e instituciones; y aunque puedan delimitarse los respectivos ámbitos de colaboración, son difíciles de concretar, a priori, ya que dependen de la solicitud e iniciativa de aquellas", declaró.

El general reconoció que las atribuciones que originariamente tenían los gobernadores militares eran muy distintas de las actuales, y señaló que, en ocasiones, dependían incluso de la Corona.

León Villaverde hizo mención a lo que dice la doctrina para el empleo de la fuerza terrestre en el ámbito de lo civil, y aludió a las operaciones de apoyo a las autoridades civiles para hacer frente a casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad, u otra necesidad pública de naturaleza análoga.

"Pero hay otras colaboraciones, denominadas acciones de cooperación, que abarcan ámbitos tan diversos como los institucionales, religiosos o conmemorativos, y que esperamos sean los que marquen las relaciones", dijo.

León Villaverde no olvidó a quienes les van a apoyar y ayudar en su tarea; y recordó que este año 2008 se celebrará el segundo centenario de la Guerra de la Independencia; y los 250 del nacimiento del general Castaños.

Para el final, dejó el reconocimiento a su esposa, de la que dijo: "Mi especial reconocimiento a Esperanza, mi mujer, que como siempre, asume la separación de su raíz cordobesa, consiente que se aumente la distancia de los hijos y las dificultades para la realización de su trabajo, y permite que yo siga haciendo el mío".

A la jura asistieron, entre otros, el alcalde de San Roque, José Antonio Ledesma, y la concejal algecireña Rocío Arrabal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios