El coche del fiscal jefe aparece con las ruedas rajadas en el parking oficial

  • El anterior vehículo de Juan Cisneros ya fue atacado hace dos años de igual forma y en el mismo lugar

Manifestación de familiares y amigos de varios narcos, el 4 de noviembre de 2016, ante la Audiencia de Algeciras. Manifestación de familiares y amigos de varios narcos, el 4 de noviembre de 2016, ante la Audiencia de Algeciras.

Manifestación de familiares y amigos de varios narcos, el 4 de noviembre de 2016, ante la Audiencia de Algeciras. / erasmo fenoy

Comentarios 2

Cuando Juan Cisneros, fiscal jefe de la Audiencia de Algeciras, salió el pasado lunes de la sede judicial en torno a las doce de la noche, tras una maratoniana jornada laboral, y se subió a su coche, se encontró con una desagradable sorpresa tras intentar avanzar solo unos metros: las dos ruedas delanteras del vehículo habían sido rajadas a conciencia.

El ataque contra su coche es especialmente grave porque se produjo con total impunidad en las plazas de aparcamiento oficiales que las autoridades judiciales tienen justo enfrente de la Audiencia, a tan solo unos pasos de la puerta de acceso del edificio.

No es tampoco la primera vez que un vehículo de Cisneros sufre una acción parecida, ya que hace aproximadamente dos años ya le rajaron también en el mismo lugar los neumáticos de su anterior coche, aunque en esa ocasión los autores se esmeraron e inutilizaron los cuatro de una tacada.

Fuentes judiciales consultadas ayer por esta redacción mostraron su indignación por estos hechos y las lagunas de seguridad existentes en torno a los jueces y fiscales de la comarca, muchos de los cuales investigan e instruyen casos relacionados con el narcotráfico, cuyas bandas se distinguen tanto por la osadía de sus acciones como por la frecuencia con las que las llevan a cabo. El hecho de que atenten contra el coche del fiscal jefe en la misma puerta de los juzgados, por dos veces ya, representa toda una demostración de fuerza ante las autoridades.

Esta misma semana, a primera hora de la mañana del martes, tres individuos a bordo de una lancha rápida penetraron el dársena del puerto de Algeciras y, tras situarse en paralelo a una de las dos nuevas lanchas del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) amarradas al muelle, la rociaron con gasolina. La voz de alerta de un vigilante impidió que la embarcación sufriera daño alguno. Y en la madrugada del domingo, un guardia civil fuera de servicio fue apedreado por unos narcos en La Línea mientras circulaba con su coche.

También hay exageraciones y noticias falsas, como el inexistente acoso al que "cuarenta personas" sometieron una juez en La Línea a comienzos de febrero, cuando se dirigía hacia su vehículo tras salir de los juzgados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios