La falta de civismo llena las calles de muebles y basura

  • Los alrededores de los contenedores situados en las aceras se pueblan de enseres inservibles. Los descampados y lugares poco transitados son basureros improvisados

Comentarios 17

Aún en periodo de crisis, parece que las familias de Algeciras no escatiman en gastos a la hora de hacer reformas y renovar buena parte de sus hogares. Los sillones, encimeras y todo tipo de muebles, ya viejos e inútiles, e incluso escombros, pueblan casi a diario los alrededores de algún contenedor en plena calle, no importa acera o carretera.

Es común encontrar en las barriadas algecireñas muebles de segunda mano que pocas veces son aprovechables. Pero lo que resulta más insalubre y prueba del poco civismo, son los basureros no controlados que se han ido creando progresivamente por las malas prácticas de los vecinos en algunas zonas.

Estos vertederos, la mayor parte de ellos situados en lugares poco transitados, quedan fuera del conocimiento del personal de limpieza, por lo que no dejan de crecer. Y no son sólo desperdicios; es común encontrar aglomeraciones de escombros difíciles de retirar, ya que no son arrojados en ningún recipiente o cuba. De hecho este es el motivo del abandono de los escombros, el no tener que contratar el servicio de recogida especializado para así ahorrar gastos.

El poco civismo permite que se ensucien las calles con lo que sobra en casa. Existe un servicio de recogida de muebles, que funciona diariamente, pero que se usa más bien poco, aun encontrándose en los laterales de muchos de los contenedores el número de contacto de los profesionales de la retirada de enseres.

Al contactar con este servicio totalmente gratuito, en el número 956672718, de lunes a viernes en horario de 8:00 a 14:00 horas, el vecino informa de su localización y el tipo de objeto del que quiere desprenderse; entonces los responsables de la recogida le darán las instrucciones de cuándo y dónde depositar lo que ya no necesita.

Una llamada es suficiente para mantener las calles limpias y poder disfrutar de un entorno cuidado, aunque parece que las comodidades dadas a los vecinos no son suficientes.

De hecho, son los propios encargados de la recogida de la basura, que pertenecen a la misma empresa encargada del servicio de retirada de enseres, los que cada noche realizan un registro de los muebles que se encuentran cerca a los contenedores para que el día siguiente se proceda a la retirada de estos.

Los camiones que trabajan a diario (dos entresemana y uno los fines de semana) realizan tres rutas en tres zonas diferentes: norte, centro y sur de la ciudad, siendo en esta última donde se realizan más recogidas.

Según Bernabé Ramírez, delegado de Limpieza, el servicio recibe al día entre seis y diez llamadas, "cuando realmente hay más de 50 puntos diarios en los que hay que intervenir", por lo que menos del 20% de los que se desprenden de enseres se molestan en dar cuenta al servicio.

Desde el Consistorio se ha planteado la colocación de carteles informativos de este servicio, reparto de pegatinas, y una campaña televisiva que se emitirá próximamente. Además, se impartirán cursos de concienciación, dirigidos sobre todo a los más pequeños, para educar acerca de temas de limpieza ciudadana.

Ramírez afirmó que se va a comenzar a sancionar, según lo dispuesto en las ordenanzas municipales, con cantidades de entre 100 y 750 euros a todo aquel que arroje basuras y muebles a la vía pública, y también a los que no recojan los excrementos de sus animales, ya que "no hay otro modo" de concienciar a la población.

"Anualmente se recogen 7.000 toneladas" de desperdicios, contando la basura de los vertederos incontrolados, muebles, colchones y todo tipo de enseres, aseguró el responsable de Limpieza.

Una vez recogidos los muebles se llevan a la planta de transferencia situada a la salida de Algeciras, donde el mobiliario recogido se clasifica intentando reutilizar algún tipo de material, aunque el aprovechamiento es mínimo.

Además de acudir a los servicios de los que son informados, en la ciudad funcionan dos brigadas permanentes que realizan las rutas recogiendo los enseres que encuentran y de los que no han sido avisados. Esto supone un gasto innecesario de combustible, maquinaria y sueldos de personal.

Respecto a los vertederos incontrolados, existen unas zonas en las que se acumula una gran cantidad de basura, como son el Cortijo Real, el polígono Los Guijos, la calle San Luis de La Bajadilla, los alrededores del asilo San José, el colector Sagrado Corazón, o Cabo Finisterre, entre otras muchas, donde también suelen concentrarse escombros de derribos de obra que son vertidos durante la noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios