acción social

Un barrio de 9.000 vecinos

  • Barrio Vivo atendió el pasado año a 9.022 personas en los programas puestos en marcha con subvenciones autonómicas

  • Repartió 3.540 kilos de alimentos no perecederos

Manuel Herrera, José Díaz, Ángel Gavino e Isabel Beneroso, ayer en la presentación de la memoria de 2017. Manuel Herrera, José Díaz, Ángel Gavino e Isabel Beneroso, ayer en la presentación de la memoria de 2017.

Manuel Herrera, José Díaz, Ángel Gavino e Isabel Beneroso, ayer en la presentación de la memoria de 2017. / erasmo fenoy

El antiguo asilo de San José ha convertido parte de sus instalaciones en un espacio vivo y poliédrico. Sirve de banco de alimentos, de espacio de formación para el voluntariado o de gestoría para ayudar a aquellos a quienes los trámites administrativos les resultan una odisea. También de lugar de preparación de los múltiples programas que la coordinadora Barrio Vivo desarrolla en distintos puntos de la ciudad y la comarca. Unos proyectos que, en el caso de los subvencionados por la Junta de Andalucía, beneficiaron a más de 9.000 personas el pasado año y que hacen de esta asociación, que va camino de las cuatro décadas de existencia, un pilar fundamental de la acción social en el Campo de Gibraltar.

Así lo sienten las 142 familias en situación de necesidad que gracias a la acción de la coordinadora recibieron 3.540 kilos de alimentos no perecederos dentro de la campaña de garantía alimentaria, en la que se implicaron distintos colegios e institutos, guarderías, clínicas dentales, peluquerías y hasta el Algeciras CF. También los 2.366 niños, jóvenes y adultos de la zona sur de Algeciras que han participado en talleres de habilidades sociales y de dinamización emocional en los IES García Lorca y Saladillo. O las 228 personas del programa de Intervención para la reducción del riesgo asociado a las drogodependencias, que trabaja tanto con adultos como con menores.

Más de 2.300 jóvenes de la zona Sur de Algeciras han participado en talleres

Todos ellos han formado parte de la actividad de una ONG que el año pasado estuvo a punto de cerrar por falta de financiación y se encontró con que las subvenciones de la Junta "nos permitieron seguir adelante", recordaba ayer el presidente de la asociación, José Díaz, durante la presentación de la memoria de actividades de 2017. Y que en los últimos meses ha dedicado parte de sus esfuerzos al apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en la denuncia de la situación de violencia que sufren ante un narcotráfico que se ha hecho fuerte. "Ya lo hicimos en los años 80, salir a la calle a apoyar, y ahora volvemos a hacerlo".

Pero ese no es su objetivo fundamental. Lo es seguir con programas como la Prevención del consumo de alcohol y drogas en la población infanto-juvenil, llevado a cabo en centros educativos, donde se informó a jóvenes y adultos sobre los mitos y creencias respecto al alcohol, el tabaco o el cannabis. En ese marco se llevaron a cabo campañas de concienciación y sensibilización que beneficiaron a unas 5.000 personas. Otras 200 participaron en el programa de Voluntarios sociales en las barriadas, que en una jornada sobre El nuevo mundo de las drogas contó con la participación de expertos como el ex Defensor del Pueblo José Chamizo o el director del centro de tratamiento ambulatorio de algeciras, Paco Gallardo. Todo con el objetivo de la prevención de la drogadicción.

Pero además, en los últimos años Barrio Vivo se ha convertido en un pilar para el resto de las organizaciones de voluntariado y voluntarios individuales, en la entidad a la que consultar y en la que apoyarse. A través de su centro de recursos interasociativo y del voluntariado se da soporte a la creación de nuevas asociaciones con fines sociales y se promueve la actividad del voluntariado. Y lo ha llevado por toda la comarca.

El delegado territorial de Salud de la Junta de Andalucía, Manuel Herrera, y el subdelegado de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Ángel Gavino, coincidían ayer en resaltar la labor realizada por la asociación, que ha sobrepasado la frontera algecireña para llegar al resto de los municipios, incluso a los más lejanos, como Castellar y Jimena. Herrera aprovechó el momento para anunciar la próxima publicación de una nueva orden de subvenciones y animar a la entidad a seguir a través de ella con su labor social, demostrando que este vecindario sigue muy vivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios