algeciras

Cortijo de Vides, un barrio joven y unido

  • El vecindario goza de un buen servicio de limpieza y adecuadas conexiones de autobús

  • En la zona viven más de 500 vecinos, con una media de edad de entre 40 y 50 años

Cada mediodía el Cortijo de Vides es un hervidero. Sus calles huelen a pescado frito y, quizás, le falte la arena para asemejarse a cualquier playa de la Costa del Sol. El mar lo tiene, pero a su horizonte. En la barriada se hallan dos bares de culto para el campogibraltareño que sabe disfrutar de una lubina a la sal de la misma forma que lo haría con un plato de ortigas.

El vecindario es pequeño. Solo se compone de cinco calles: Naturópata Diego Prieto, Agustín Moriche, Justo Sansalvador, Juan Pablo II y Manuela Vicent. En esta lista de personajes destacados, otro nombre propio de relevancia es del que se hizo acopio el centro de salud del barrio: Tomasa Morales.

Su cantidad de comercios lo convierten en un barrio autosuficiente

El inicio del núcleo urbano comienza a la salida de Los Toreros. Allí se halla un cartel que da la bienvenida con el nombre de la barriada. En Naturópata Diego Prieto se ubica la frontera de salida, que coincide con la entrada a una gran cantidad de hectáreas de campo que desembocan en El Tiro. Esta extensión silvestre aseguran los vecinos que se encuentra abandonada y supone un grave peligro. Este se puso de manifiesto hace unos años con el incendio que les mantuvo en vilo durante horas y que no causó más que un susto.

Sus dimensiones no resultan óbice para que pueda ser autosuficiente. En el barrio hay farmacia, panadería, tienda de comestibles, kiosko y una academia de inglés. En esa lista falta la ferretería del vecindario, que se afincó en la plaza principal antes de que se concluyese la edificación. Las compras de mayor calado se hacen en las grandes superficies próximas del Saladillo. Solo diez minutos a pie separan el Cortijo de Vides de este núcleo y cinco de La Piñera.

El Cortijo de Vides tiene la Iglesia de la Luz en la que los vecinos llaman calle Juan Pablo II . En algunos mapas aparece esta vía como una prolongación de Naturópata Diego Pietro.

En ella participan muchos jóvenes del barrio a través de su grupo scout. Su párroco, Pedro Durán Durán, coordina la labor evangelizadora, además del impulso de Cáritas junto al líder de este servicio solidario, Antonio Torrejón. Este centro de atención a necesitados da servicio a más de 150 familias.

Los adolescentes del barrio no solo pasan su tiempo libre en las actividades scouts. El barrio dispone de una cancha de fútbol de zahorra, en aparente buen estado. Los estudios los cursan en el IES Saladillo, adonde llega la mayoría procedente de colegios de primaria como el Alfonso XI, Andalucía o Tartessos. El barrio sí tiene guardería, justo en lo que se conoce comoLa Plazoleta.

Aquellos que deciden dar el paso al balompié de competición se enfundan las zamarras del Atlético Pastores o del Rayo Piñera, que tiene su sede en el campo del Saladillo, también conocido como el del Lea. Algunos fichan por el equipo de La Yesera, vecindario con el que linda al norte.

El barrio cuenta con un parque de recreo que, pese a que necesita mejoras, es el centro del ocio en el Cortijo de Vides. Del ocio que no se sacia en sus bares, claro.

Un parque infantil y uno para mayores son los dos proyectos que ultima el vecindario y que espera poder disfrutar pronto. El último se levantará sobre un antiguo jardín para niños.

Viviendas

El núcleo lo componen bloques de pisos de en torno a las cinco plantas. Solo las primeras tienen patio, pero el resto son todos exteriores. El piso estándar cuenta con tres habitaciones, un baño, cocina, salón y terraza. El precio medio oscila entre los 70.000 euros y los alquileres se pueden contar con los dedos de las manos. La mayoría de viviendas son de propiedad.

En el Cortijo de Vides viven alrededor de 550 personas y la media de edad fluctúa entre los 40 y 50 años.

autobús

El servicio de autobús en el Cortijo de Vides es, en boca de los vecinos, excelente. Las líneas trazadas les acercan hasta los barrios colindantes, incluido Los Pastores, y la Plaza Alta, a través de la zona conocida como el Ojo del Muelle.

La barriada cuenta con tres paradas en su interior y la frecuencia es regular. Cumple con el plazo establecido de media hora para los laborables y de 45 minutos para festivos.

recepción

La barriada no depende del Ayuntamiento de Algeciras. El Consistorio no la tiene recepcionada, aunque atiende las necesidades de los vecinos.

La delegación de limpieza mantien el barrio limpio según sus moradores. Realizan un buen servicio, pero no diario. Un barrendero cubre las calles de la barriada de manera alterna día sí y día no. Este mismo departamento se hace cargo del mantenimiento de zonas públicas y de muros de las vías.

El servicio de recogidas de basura funciona de forma correcta y cada noche los vecinos depositan sus residuos a sabiendas de que serán retirados esa misma madrugada.

En lo corceniente a sus parques y jardines ocurre algo similar. Los empleados municipales de esta competencia arreglan cualquier desperfecto ocurrido y, en ocasiones, llevan a cabo el adecentamiento de zonas verdes.

aparcamiento

Todas las viviendas incluyen plaza de garaje en el contrato de compraventa. Ello propicia que en general no existan problemas a la hora de buscar un hueco para dejar el coche, salvo en los casos de familias con dos vehículos. El número de aparcamientos es reducido y la visita de algecireños de distintas partes da lugar a algún que otro quebradero de cabeza a la hora de estacionar.

celebraciones

El Cortijo de Vides es un barrio con vida durante todo el año que no necesita de fechas señaladas para reunirse y disfrutar. Eso no quita que celebre de forma especial los días especiales del calendario.

Los vecinos se citan en convivencia muy a menudo para disfrutar de una buena paella y de montaditos o pinchitos. Lo suelen hacer en la conocida plazoleta o en el patio de la Iglesia de La Luz.

La Navidad se vive de forma especial con la llegada de Papá Noel a las casas del núcleo. Este saluda a todos los niños que se concentran en la plazoleta para entregarle sus cartas. Los escucha e intenta averiguar si su comportamiento ha sido el apropiado para merecer un regalo. La ocasión deriva en una fiesta que también arrastra la degustación de viandas y bebidas.

Al Cortijo de Vides también le gusta el carnaval. Varias agrupaciones acuden a la barriada a interpretar las letras del concurso de coplas y de paso degustar los callos que prepara la Asociación de Vecinos para todos los visitantes. Callos y carnaval, un maridaje conocido para el vecino del Cortijo.

Vecinos

La asociación de vecinos del Cortijo de Vides aglutina 480 socios. Tiene su sede en la calle Justo Sansalvador. Su presidente es Jorge Yera Zambrana, quien lleva en el cargo siete años.

Historia

El barrio se levantó en lo que fue la dehesa de Ceuta. En el siglo XVIII allí se concentraba todo el ganado que después era enviado a la ciudad autónoma, que estaba ocupada por las tropas marroquíes que mantenían custodiada la localidad por entonces.

El paso del tiempo propició su división en cortijos. Fruto de esta división nacieron núcleos como La Juliana o Los Pastores.

Su nombre lo debe a las plantaciones de vides que allí predominaban. En Algeciras, a la sazón, también había una importante plantación de vides en Getares.

Empezó a urbanizarse acorde a lo que vemos ahora en la década de los 60. Para su construcción se aprovecharon vías pecuarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios