inseguridad en la comarca. reacciones de condena institucionales, de partidos y sindicatos

Zoido califica la agresión en Algeciras a los guardias civiles como un altercado

  • Ascienden a seis los arrestados por la Policía

  • Dos de los diez identificados tienen antecedentes por tráfico de drogas

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, ayer en un acto en La Línea. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, ayer en un acto en La Línea.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, ayer en un acto en La Línea. / jorge del águila

Comentarios 3

El Ministerio del Interior desvinculó ayer del narcotráfico la agresión sufrida el sábado por nueve guardias civiles fuera de servicio en la barriada algecireña de El Rinconcillo al calificar el tumulto contra los agentes, en el que participaron unas 40 personas y que aún está siendo investigado por la Policía Nacional, como un acto de "vandalismo, de violencia callejera", según el ministro del interior, Juan Ignacio Zoido.

Seis personas han sido detenidas hasta el momento por la riña y una decena han sido identificados o investigados (imputados). De ellos, dos tienen antecedentes por tráfico de drogas, reveló Zoido, "por lo que no podemos estar alarmando en ese sentido". Según la versión aportada por el titular de Interior, el tumulto se originó antes de que los agresores supieran que eran agentes de la Guardia Civil.

La trifulca se produjo sobre las 18:00 del sábado muy cerca de la explanada de aparcamientos junto a la carretera de El Rinconcillo, cuando los nueve agentes salían de comer de un restaurante y se encontraron con un convite de comunión que cortaba una calle. El grupo pidió pasar, encontrando entonces la oposición de varias personas, originándose entonces una discusión y, según fuentes policiales, un empujón a uno de los guardias civiles.

Los agentes se identificaron entonces como miembros de la autoridad, cuando aparecieron desde la celebración y sus inmediaciones unas cuarenta personas más que se enfrentaron a los guardias civiles con toda clase de objetos contundentes y punzantes. Tres disparos disuasorios al aire sirvieron para dispersar a la turba, si bien los guardias civiles habían sufrido puñetazos y patadas por parte del grupo.

A las personas que ya han sido detenidas se les atribuyen la participación en delitos de atentado a la autoridad, riña tumultuaria y desórdenes públicos. Al menos uno de los arrestados pasó ayer a disposición judicial. La Policía no descarta nuevos arrestos conforme avancen las pesquisas.

Pese a desvincular la agresión con las redes del tráfico de drogas sino calificarla como un hecho fortuito, el ministro del Interior aseguró que no habrá impunidad "ni contra las mafias que trafican con droga en la zona ni con las personas que actúan con una violencia inusitada como desgraciadamente ha ocurrido".

"Los agentes fueron agredidos por un grupo, yo me atrevería a decir, de indeseables. Estamos hablando de un acto de vandalismo, de violencia callejera y tumultuaria que no tiene nada que ver con otras cuestiones", zanjó. Zoido garantizó que los responsables "serán puestos a disposición judicial". "Es un hecho muy grave, no queremos minimizarlo y como tal lo vamos a tratar", manifestó.

Zoido aseguró que los agentes tuvieron un comportamiento "ejemplar" y que gracias a su actuación evitaron "males mayores y personales", a la par que destacó que las riñas tumultuarias -como se ha calificado este episodio- han descendido en la ciudad en seis puntos a lo largo del último año.

El ministro del Interior recalcó que la situación que se vive en la zona del Campo de Gibraltar no puede resolverse solo con medidas policiales más abundantes "que se está haciendo, porque hay más policías y más guardias civiles, más incautaciones de droga y más lanchas intervenidas", pero apostó por tomar otras medidas. "La actuación policial es importante pero la zona necesita otras medidas sociales y económicas que mejoren las condiciones de vida en el Campo de Gibraltar, es algo comúnmente aceptado y comprometido, no se pueden permitir tasas tan elevadas de paro ni de abandono escolar", remachó Zoido.

"Espero que el trabajo conjunto de todas las administraciones, Gobierno, Junta, administración municipal y Diputación, den el fruto que merecen los ciudadanos del Campo de Gibraltar", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios