Vecinos de La Cañada protestan por la parálisis de una obra en la avenida

  • Los residentes denuncian que dos zanjas impiden, desde hace dos semanas, el paso de minusválidos

Comentarios 1

Un grupo de vecinos de la avenida de la Cañada se quejó ayer por el estado de unas obras desarrolladas a la entrada de dicha vía -justo en la intersección con la calle Sindicalista Luis Cobos- y que se prolongan, según denunciaron, desde hace dos semanas. "Vinieron los de Gas Natural y abrieron el suelo. Estuvieron algunos días trabajando allí y después lo vallaron. Eso fue hace ya una semana, porque desde entonces no han vuelto", explicó la propietaria de uno de los negocios de la zona, quien añadió que el parón de estas labores perjudica a las tiendas localizadas en dicha calle.

Las obras se sitúan justo a la entrada de La Bajadilla, donde los operarios abrieron dos zanjas a ambos lados de la avenida de la Cañada. Una situación que dificulta el paso de los viandantes. "Es un lugar muy cercano al centro y por donde pasa mucha gente", añadió otro vecino. Además, la disposición de las vallas provoca que los minusválidos no puedan pasar por las aceras y dificulta el tráfico. "Ya que los conductores pierden visibilidad y también tienen que estar muy pendientes de todos los ciudadanos que se ven obligados a pasar por la calzada", comentó uno de los residentes en la zona.

Por ello, el grupo de vecinos espera que el Ayuntamiento de la ciudad adopte las medidas oportunas para solucionar el problema. "Y que la empresa que inició la obre venga rápidamente y termine los arreglos. De verdad, resulta inaceptable que una compañía comience unos trabajos, haga varias zanjas en el suelo y luego las deje abierta durante días", concluyó otro de los residentes en la vía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios