Sito Miñanco, residente en Algeciras, al banquillo acusado de blanqueo

  • Está aquí en régimen de semilibertad y regenta un aparcamiento cerca del mercado

Miñanco oculta su rostro mientras es conducido por agentes de la Policía. Miñanco oculta su rostro mientras es conducido por agentes de la Policía.

Miñanco oculta su rostro mientras es conducido por agentes de la Policía. / efe

Comentarios 1

Sito Miñanco, el histórico contrabandista y narcotraficante gallego que reinó en la cocaína durante los años 80, vive desde el año 2015 en Algeciras, donde regenta un aparcamiento de seis plantas cerca del mercado Ingeniero Torroja. En aquel año, la Audiencia Nacional le concedió el régimen de semilibertad por el que tiene solo que acudir al Centro de Inserción Social (CIS) Manuel Montesinos de la cárcel algecireña de Botafuegos por las noches y los fines de semana. El año que viene se extingue la condena de José Ramón Prado Bugallo, que así se llama Sito Miñanco, pero todo eso está en peligro ahora por la decisión del juzgado de instrucción número 2 de Cambados de dictar auto de apertura de juicio oral contra él por un supuesto delito de blanqueo de dinero procedente del tráfico de drogas.

Según relata La Voz de Galicia, el histórico contrabandista y narcotraficante cambadés se sentará en el banquillo de la Audiencia de Pontevedra junto a su exmujer, María Rosa Pouso; su hija mayor, Rosa María Prado; su cuñada, Josefa Pouso; y José Alberto Aguin Magdalena. Para todos ellos, la Fiscalía, que presentó el escrito de acusación en noviembre del año pasado, pide una pena de seis años de prisión y una multa de diez millones de euros. Solicita, también, la clausura definitiva de la inmobiliaria San Saturnino S. L., a través de la cual se realizó supuestamente buena parte del lavado de dinero.

El fiscal considera demostrado que «fruto de sus actividades de tráfico de estupefacientes, José Ramón Prado Bugallo fue haciéndose a lo largo de estos años con una importante cantidad de dinero. Con el objeto de que estas cantidades de ilícita procedencia tuvieran acceso al mercado legal y, con la ayuda de las personas de su entorno, llevó a cabo diferentes acciones a través de la entidad inmobiliaria San Santurnino». Los alquileres a terceras personas se convertirían así en «las principales fuentes de ingresos de la inmobiliaria». Tal y como recoge el fiscal, esta entidad sería la utilizada por las que fueron esposa y cuñada de Sito Miñanco para ejecutar diferentes acciones relacionadas con el alquiler de las instalaciones de la empresa vinculada al grupo familiar y el arrendamiento de inmuebles cuya construcción fue promovida por la propia inmobiliaria. La lista de terrenos y viviendas recogidas en el escrito de acusación es amplia, pero cabe destacar dos: una finca rústica sobre la que se inscribió la construcción de dos naves (de 965 y 1.203 metros cuadrados) y un edificio con trece inmuebles. A estas acciones la Fiscalía añade las ejecutadas por la hija del cambadés y las que José Aguin Magdalena (condenado a cuatro años de prisión por la misma sentencia de la Audiencia Nacional que decretó veinte años de reclusión menor para Sito Miñanco) realizó a través de Jolva S.L.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios