Malestar en la plantilla de las playas por incumplimientos del convenio colectivo

  • Los trabajadores aseguran que la concesionaria no está respetando las condiciones pactadas hace cinco meses

Protesta de los trabajadores de playas en la manifestación del tren del pasado jueves. Protesta de los trabajadores de playas en la manifestación del tren del pasado jueves.

Protesta de los trabajadores de playas en la manifestación del tren del pasado jueves. / jorge del águila

Han transcurrido cinco meses desde que se firmó el nuevo convenio colectivo del servicio de limpieza y el mantenimiento de las playas y el ambiente vuelve a estar enrarecido. La plantilla se encuentra molesta porque, según denuncia, la concesionaria, la empresa Urbaser, no está cumpliendo con las condiciones pactadas.

El convenio en vigor salió adelante con muchísimo esfuerzo. De hecho su firma puso fin a seis meses marcados por la conflictividad en el servicio. Es más, los trabajadores llegaron a realizar una huelga que coincidió con la celebración de la romería marítima de la Virgen de la Palma.

Tras múltiples negociaciones, en las que el Ayuntamiento se tuvo que involucrar de lleno y que hasta incluyeron principios de acuerdo que no fructificaron, la paz social se pactó a mitad de diciembre.

El nuevo convenio -que está vigente hasta final de 2018- recogió entre sus principales novedades una subida salarial de un 2% tanto en 2017 como en 2018 y un aumento de la contratación para los 21 fijos discontinuos, de forma que pasaran a trabajar al año seis meses en lugar de los cuatro que había establecidos, una ampliación con la que podían ser acreedores a subsidios sociales.

La plantilla denuncia que la concesionaria no está cumpliendo con el convenio. El malestar incluso ya se ha traducido en una protesta pública. Varios trabajadores portaron una pancarta el pasado jueves en la manifestación del tren en la que se podía leer: "Urbaser maltrata a 31 familias".

El presidente del comité de empresa, Alexis de la Paz, confirmó ayer a este diario que en el seno de la plantilla existe un "malestar total" y que la situación actual pasa por ser "bastante fea y compleja". De la Paz aseguró que se están incumpliendo "muchísimas cosas" del convenio.

Por el momento es lo que hay. "Más adelante entraremos en profundidad", indicó el representante de los trabajadores, quien, eso sí, advirtió: "Como cualquier trabajador lo que pedimos es que se nos respeten nuestros derechos. La plantilla al completo no va a permitir que Urbaser se cachondee de 31 familias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios