Lunes de alto voltaje y 'Voces negras' en el Florida

  • Algeciras y Ceuta se dan la mano para hacer las delicias del público

  • Completo pase de la comparsa femenina 'Las rateras'

Lunes de alto voltaje y 'Voces negras' en el Florida Lunes de alto voltaje y 'Voces negras' en el Florida

Lunes de alto voltaje y 'Voces negras' en el Florida

Un lunes no es buen día para hacer nada. Los lunes se vuelve a trabajar tras el fin de semana. Cuesta mucho despertarse y las alarmas de los relojes se atragantan en mayor medida. El Florida anoche fue la rara avis. El mejor día de coplas de lo que va de concurso se dio ayer en las tablas del Teatro Florida. Hasta el sol, de Ceuta; y la terna algecireña Los que viven del disfrá, Los soñadores y Son frescas de la bahía triunfaron y cautivaron al respetable algecireño.

El nuevo aire que Jesús Casas ha dado a la chirigota de la Bajadilla ha hecho que el grupo suene con un estilo que no responde al añejo que han mantenido estos años atrás. La vuelta del histórico Francisco Mayor Pozo a las tablas ha sido un acicate. En pie despidió el público a la chirigota del Tini y a la comparsa de Daniel López y Rafael Velasco. Completísimo pase el de estas dos agrupaciones algecireñas. La comparsa de Ceuta abrió el telón de la sesión y encandiló al teatro con un juego de voces vertiginoso.

Antes de ellas tomaron parte del Florida la chirigota de Algeciras Los del lado oscuro y la comparsa de La Línea Febrerillo el loco. Cerró la función la comparsa linense Las rateras, dirigida por la pregonera del carnaval de la Concha Fina, Eva Becerra Domínguez. La chirigota de José Luis Caballero representó al diablo carnavalero. El satanismo más desenfadado se hizo con las tablas para llevar la esencia de la calle. Ellos son uno de los máximos exponentes del fin de semana de carnaval en las calles de Algeciras y ese mismo ánimo y, sobre todo, poca vergüenza pusieron en liza.

No caló en las butacas el son de la comparsa Febrerillo el loco. Los de La Línea interpretaron sus letras, pero la escasez de su repertorio les deja fuera de cualquier intento de sorpasso. Sus paisanas de Las rateras cantaron fabulosamente y demostraron que el Carnaval no entiende de géneros, como algunos se empeñan. ¡Gran calidad!

Hubo ansia de jaleo. El público fue el más participativo de todas las semifinales. Sonaron palmas por bulerías como si del Villamarta de Jerez se tratara.

En el gallinero José Luis Rodríguez Rodri siguió la función junto a Sebastián Romero Chano. Dos nombres propios del Carnaval Especial, que hace años que cobran la pensión de jubilación en esto de las coplas. Ellos, al menos, pueden demostrarle con papeles a Celia Villalobos que han estado más tiempo desgañitándose por Algeciras que percibiendo esa ficticia paga. En el ambigú Manuel Malla se rodeó de los hermanos Campos y juntos interpretaron la presentación de Voces Negras, una tradición que Malla se ha encargado de mantener viva desde que Antonio Martín se hiciera con aquel tercer premio en 1982.

Javier Riscart agotó las existencias y dio salida a los 25 bocadillos de lomo que había preparado la tarde antes con su madre. En el exterior, en la calle José Fariña, tuvo un buen seguimiento el menú hot dog que a cinco euros prepara la food truck que este año ha arribado en el Florida. Está claro que en el Carnaval todo el mundo tiene sitio. Para el año que viene el Ayuntamiento ultima la licencia para la instalación de un puesto de kebabs carnavaleros. El nombre ya lo tiene: Aquellos durum antiguos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios