Florece otra oportunidad

  • Un curso de jardinería para personas en tratamiento de rehabilitación es el primer programa que se financia en la zona con fondos incautados al narcotráfico

Huele a hierba recién cortada y las macetas de lantana y escalonia están en fila, preparadas para sustituir a las plantas que se han perdido. Son los llamados jardines de La Piñera, al lado del pabellón Periquito. El lugar era un terregal con unos pocos árboles y ahora es una zona verde. Algo de la metáfora describe lo que de verdad está sucediendo. Quince jardineros cuidan esta suerte de parque. Mejor dicho, son aprendices de jardinería. Proceden de programas libres de drogas y/o de mantenimiento con metadona. Lo que hacen está financiado con el dinero y los bienes que se le incautan al narcotráfico.

El Fondo de Bienes Decomisados por tráfico de estupefacientes y delitos relacionados cuenta los euros en millones, que se reparten para luchar contra los narcos y también para la rehabilitación, distribuidos por el ministerio de Sanidad y Política Social. Llega a las organizaciones de ámbito nacional y a las comunidades autonómas. En Andalucía lo gestiona la Dirección General de Servicios Sociales y Atención a las Drogodependencias de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social. La directora general visitó el pasado enero la comarca y la coordinadora Alternativas le hizo ver que no era posible que aún no se hubiera desarrollado en la zona un programa con cargo a los fondos arrebatados al narcotráfico.

Ya no es así, desde julio, cuando comenzó el curso de jardinería con el que ayer se labraban parterres y se recortaba césped en La Piñera. Es el primer programa financiado con ese dinero que proviene de la droga y revierte en su combate. Su presupuesto es de 40.000 euros. Y no es solo floricultura. Los alumnos (todos derivados del Centro de Tratamiento Ambulatorio de El Saladillo y cuatro además del Centro de Inserción Social en régimen de tercer grado) también reciben módulos transversales de educación social, igualdad de género o alfabetización informática. Tienen una beca de 10 euros al día para gastos.

"Estamos muy satisfechos con la forma en la que están trabajando", indica Francisco Mena, presidente de Alternativas, entidad que organiza el curso. Colabora el Ayuntamiento y el movimiento vecinal de la parte sur de la ciudad. Los alumnos también han estado en Cortijo Vides, La Yesera y El Saladillo. Los jardines de La Piñera, por cierto, son tales desde el año pasado gracias en este caso a un taller que también promovió Alternativas.

Los alumnos consultan al monitor, Alfonso Márquez, la siguiente tarea. Siguen con la labor mientras visitan la zona Mena y otros miembros de Alternativas; el concejal de Parques y Jardines, Segundo Ávila; y representantes vecinales.

Cursos de naturaleza similar, con el objetivo de dotar de una orientación y salida laboral, se enfocaban en el pasado hacia la construcción. Ahora, claro, se ha cambiado el palustre por el rastrillo.

Los alumnos finalizarán su formación el 20 de octubre. Alternativas volverá en la convocatoria del año que viene a solicitar una subvención procedente de ese fondo de bienes decomisados. Para que otros aprendices desbrocen parques mientras brotan segundas oportunidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios