El Día de los Enamorados se originó en el año 270

La tradición de celebrar el Día de San Valentín se remonta al año 270, época en que Roma estaba gobernada por el emperador Claudio. Para que los jóvenes soldados se dedicaran en cuerpo y alma al arte de la guerra, el emperador promulgó un edicto que les prohibía contraer matrimonio. En contra de lo establecido, Valentín, un joven obispo romano, invitaba a las parejas a que acudieran a él para unirlas en secreto. Su actitud desobediente llegó a oídos de Claudio, que ordenó decapitarle el 14 de febrero del año 270.

La historia dice que, mientras permanecía en prisión, el obispo se enamoró de la hija ciega del carcelero, Asterius (por aquel entonces los clérigos podía casarse). En su fé, Valentín devolvió milagrosamente la vista a la joven. El suceso se hizo tan popular que el recuerdo de su muerte fue conmemorado sustituyendo a la fiesta romana del dios Lupercus, que se celebraba a mediados de febrero.

El 'Día de los Enamorados' ha alcanzado cotas muy elevadas por la publicidad de un objeto de regalo recíproco entre enamorados; por esta sociedad de consumo que nos condiciona económica y socialmente, constituyendo, junto al éxito a cualquier precio, una religión contemporánea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios