Desarticulada una red que introducía a migrantes en el país con motos acuáticas

  • Las víctimas pagaban 5.000 euros por un viaje de 10 minutos para cruzar el Estrecho

  • Tres de los detenidos son de Algeciras

Una moto acuática, con dos migrantes a bordo, a la salida de Ceuta, en una imagen tomada de la Policía Nacional. Una moto acuática, con dos migrantes a bordo, a la salida de Ceuta, en una imagen tomada de la Policía Nacional.

Una moto acuática, con dos migrantes a bordo, a la salida de Ceuta, en una imagen tomada de la Policía Nacional. / e. s.

Una red que introducía en España a migrantes irregulares a bordo de motos acuáticas ha sido desarticulada con tres detenidos en Algeciras. Casi a diario y en cada viaje, de unos 10 minutos de duración, transportaban a dos personas que pagaban más de 5.000 euros cada uno por cruzar el Estrecho y una vez que desembarcaban en las playas de Cádiz y Málaga eran trasladados a un domicilio de Algeciras donde les privaban de libertad durante horas hasta asegurarse el cobro íntegro de la deuda.

La Policía Nacional informó ayer a través de un comunicado de la detención de cinco personas pertenecientes a la red que se dedicaba a introducir en España inmigrantes irregulares a bordo de motos acuáticas. Se les imputa un delito de tráfico ilegal de inmigración clandestina, pertenencia a organización criminal y secuestro.

La investigación comenzó cuando se tuvo conocimiento de la posible existencia en Ceuta de un grupo que se dedicaba al tráfico de migrantes en el Estrecho. Posteriormente descubrieron que también operaban desde Algeciras y que realizaban viajes en motos acuáticas para introducir de forma ilegal en la península a migrantes a cambio de dinero.

Avanzada la investigación se averiguó que la organización transportaba a dos migrantes en cada viaje y que cada uno debía de pagar una deuda de 5.000 euros por el trayecto de 10 minutos de duración. Una vez que llegaban a España trasladaban a los pasajeros a un domicilio donde eran retenidos durante varias horas, en una ocasión toda la noche, hasta saldar su deuda. Con esta forma de transporte, ponían en peligro la integridad física de los transportados debido al riesgo que podían correr en el mar e igualmente a su llegada a las playas, de hecho uno de ellos sufrió varias lesiones al caerse sobre unas rocas en un desembarco realizado en una zona abrupta. Para realizar con éxito su actividad ilegal y evitar ser descubiertos por los investigadores los detenidos se valían de diferentes personas que hacían las veces de vigilantes. De esta forma se colocaban estratégicamente y así controlaban no solo el lugar de desembarque de los inmigrantes sino también el trayecto.

Además, contaban con alternativas de desembarco en distintas playas de los litorales de Cádiz y Málaga por si debían cambiar el destino de llegada al alertar presencia policial.

La investigación culminó con la detención de cinco personas, tres en Algeciras y dos en Ceuta. Los arrestados de Algeciras son uno de los miembros de la organización y dos de los inmigrantes irregulares, y en Ceuta se detuvo a otros dos integrantes de la red de tráfico ilegal de personas. Los miembros arrestados ingresaron en prisión por orden de la autoridad judicial, además, sobre otros dos implicados más sopesa una Orden de Búsqueda y Captura tras conseguir huir en el momento de la detención.

Esta desarticulación coincide con la oleada de menores migrantes que han estado llegando a las costas saturando los centros de menores tanto de Algeciras como de La Línea. Ya se advertía en estos casos de la llegada masiva de niños en motos de agua a través de este método ilícito, que no sólo ponía en riesgo la vida de los menores sino que les suponía un coste elevado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios