tribuna de opinión

Cita con el ferrocarril

  • El primer puerto del Mediterráneo tiene la peor conexión por tren de España

Obras de mejora en la línea Algeciras-Bobadilla. Obras de mejora en la línea Algeciras-Bobadilla.

Obras de mejora en la línea Algeciras-Bobadilla. / erasmo fenoy

Comentarios 1

El próximo día 12 de abril la Confederación de Empresarios de la Provincia de Cádiz organiza un encuentro empresarial en el Campo de Gibraltar para reclamar la mejora del ferrocarril. A este encuentro está previsto que acudan empresarios no solo de la provincia sino también de otras regiones por las que discurre el trazado del Corredor Mediterráneo.

Nuestra comarca y su conexión ferroviaria con Madrid a través de Bobadilla están especialmente concernidas por esta cita por cuanto esta conexión ferroviaria forma parte, a la vez, de los dos corredores de la red básica de la Red Transeuropea de Transporte que discurren por la península ibérica, el Atlántico y el Mediterráneo.

Argumentos para defender la mejora de esta conexión ferroviaria sobran. El primer puerto de España y del Mediterráneo y el primer polígono industrial de Andalucía tienen, en pleno siglo XXI, una única salida ferroviaria que, en sus primeros 176 kilómetros, consta de una sola vía, de tráfico mixto, sin electrificar, de ancho ibérico, con pendientes máximas de 24 milésimas, con sistemas de control mecánicos, con apartaderos de menos de 500 metros y con una de las más bajas prestaciones de toda la red ferroviaria nacional.

Mientras que en los 6 últimos Presupuestos Generales del Estado se ha venido ignorando, año tras año, la doble prioridad que los Reglamentos Comunitarios conceden a la conexión ferroviaria de Algeciras con Madrid y mientras que nuestro propio Gobierno ha venido apostando por la mejora de las conexiones ferroviarias de otros puertos de países vecinos, directamente competidores del nuestro, el Puerto de Algeciras ha continuado poniendo sobre la mesa, a base de resultados, argumentos sólidos que dejaban entrever con claridad las oportunidades de negocio y de creación de riqueza y empleo que se podían estar perdiendo por el grave déficit ferroviario que padece este puerto.

Estos y otros argumentos han sido ya esgrimidos, sin éxito, en multitud de ocasiones y desde las más diversas instancias: administraciones, instituciones, partidos políticos, sindicatos y sociedad civil. Todos suman y todos son necesarios cuando se trata de un asunto de tanta trascendencia para la economía del país. Ahora es el turno de los empresarios y la experiencia nos dice que son las presiones empresariales las que finalmente terminan inclinando la balanza de las inversiones públicas hacia unas u otras infraestructuras. Por eso debemos aplaudir esta iniciativa de la CEC y acudir todos a la cita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios