El club Botafuegos cierra el restaurante tras la clausura de las instalaciones

  • El propietario, José Galán, afirma que el negocio se ha resentido desde que le precintaron las pistas de pádel y la piscina · La dirección del complejo dice que ha presentado un proyecto de viabilidad

Comentarios 24

La dirección del club hípico Botafuegos ha decidido cerrar el restaurante y el bar del complejo cinco meses después de que la Policía Local clausurara la piscina y las pistas de pádel por carecer de licencia de construcción.

El propietario, José Galán, explicó que desde que Urbanismo dio la orden de que le precintaran las instalaciones el negocio se ha resentido ya que cesaron 250 socios, según explica en las cartas de despido que ha entregado a los trabajadores. Además, aseguró tener miedo de que se cumplan las amenazas, que según él le llegan desde el Ayuntamiento, del cierre del restaurante y tener celebraciones contratadas. Por todo ello no ha apalabrado organizar ningún acontecimiento en 2008 y cerrará el restaurante dejando a 14 trabajadores en el desempleo.

Las ocho pistas de pádel y la piscina del complejo hípico fueron precintadas el pasado mes de agosto al carecer de licencia y estar construidas sobre terrenos de especial protección. Sin embargo, la cuadra y el club social sí contaban con una licencia concedida por Patricio González en el año 2002 a través de un decreto de Alcaldía.

Desde Urbanismo se ofreció la alternativa a la dirección del centro hípico de presentar un proyecto urbanístico de viabilidad para las pistas de pádel y la piscina.

Galán anunció que Sánchez Rull tiene el citado proyecto en su mesa desde el 20 de diciembre. Su alegato se basa en que esta parte del complejo sí tenía cédula de viabilidad, el único trámite que el por entonces alcalde, Juan Antonio Palacios, le exigió a los propietarios del club, según José Galán.

Por otro lado, la licencia del club social y las cuadras está siendo revisada y aún no se ha hecho público si se concederá una nueva adaptada a la ley.

Además, disciplina urbanística dictó una sanción de 1 millón de euros al propietario del club Botafuegos por la construcción de instalaciones en terreno especialmente protegido. En este sentido Galán avanzó que mantiene un contencioso administrativo con el Consistorio porque en todo caso ha incumplido el artículo 208 cuya multa oscila entre 250 y 3.000 euros. El propietario del complejo volvió a insistir en que si finalmente le derriban el club le tendrán que indemnizar porque sí tiene licencia.

14

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios