Algeciras pasa a la siguiente pantalla

  • El Fun & Serious Game Festival aguarda con expectación un videojuego de una empresa algecireña que guía al jugador por un viaje en el tiempo al hotel Reina Cristina de los años 40

Acaba de terminar la Guerra Civil y empieza la Segunda Guerra Mundial. Estamos en el Estrecho de Gibraltar, un crisol de conjuras y conspiraciones, un nido de espías y agentes secretos que puebla esta zona estratégica del sur de España que separa Europa de África a la sombra de un Peñón. Aquí, en una zona que hierve de tramas y misterios, nos dirigimos a Algeciras, en concreto a un hotel, pero no uno cualquiera, uno con más de un siglo de existencia, un escenario histórico en el que se cuecen muchas de estas maquinaciones de un mundo que lucha, que arde en pleno cambio. Estamos en el Reina Cristina.

Esta podría ser la presentación de una novela o una película histórica, de espías, pero no lo es. Es el decorado en el que se desarrolla un videojuego. El misterio de Amelia, que así se llama, es uno de los más esperados en la tercera edición del Fun & Serious Game Festival. Está además desarrollado por una empresa algecireña, Omnium Lab, cuyo responsable es José Antonio Racero Quiñones, que lo define "el producto estrella" en el que lleva trabajando los últimos meses.

El misterio de Amelia pertenece a una corriente de "juegos serios" que hasta hace poco eran "el patito feo" de la industria y ahora constituyen un "mercado potentísimo", según Alfonso Gómez, el director del festival que se celebra en Bilbao entre el 25 de noviembre y el 1 de diciembre con personalidades de la cultura con tanto tirón como Tommy Palm, de cuya mente salió Candy Crush Saga o Ian Livingstone, que estuvo al frente del estudio Eidos, donde nacieron los ya clásicos Tomb Raider y Deus Ex. Acudirán también los directores de cine Nacho Vigalongo, padrino del festival, y Jaume Balagueró, además del exdirector del Festival de Cine de San Sebastián Mikel Olaciregui y al vicepresidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Interactivas de España, Gonzo Suárez. Ian Livingstone ,con su visión del juego educativo, y Marijn Kraakman, responsable del título para niños hiperactivos Pan It Commander estarán con los creadores del Misterio de Amelia, que pretenden 'vender' un juego 100% algecireño. "Juegos serios y de ocio siguen caminos diferentes y tienen públicos distintos, pero, según van evolucionando las tecnologías, algunos juegos serios se van pareciendo cada vez más a títulos clásicos de ocio", sostiene el director del festival.

En la web de Omnium Lab se ofrecen más detalles de esta obra. "Uno de los aspectos centrales que ofrece El Misterio de Amelia es la capacidad de aprender y desarrollar conocimientos, en base a la filosofía de los Serious Games. La trama del juego y el histórico escenario en el que se desarrollan sirven de soporte para multitud de posibilidades formativas (marketing, gestión de calidad, herramientas lean, idiomas…)", explican los creadores.

"Cuanto mayor sea el éxito de la trama que se esconde entre los pasillos del hotel, mayor será el nivel de aprendizaje que el jugador obtenga en la disciplina propuesta. Esta, y no otra, es la clave de los Serious Games, su capacidad de implicar a un jugador en un proceso formativo de forma mucho más efectiva que cualquier otro método, continúan.

El protagonista del videojuego es Marco, un algecireño que regresa a su tierra desde Londres y se reencuentra con su pasado en los pasillos del hotel Reina Cristina. Amelia es su madre, de la que no sabe desde niño y sobre la que irá descubriendo multitud de enigmas con sucesos históricos reales como telón de fondo. "El juego está estructurado en torno a una sucesión de acertijos y pruebas vinculadas a sistemas históricos de cifrado de mensajes. Así, las distintas fases en las que se estructura el juego son, en sí mismas, un homenaje a los antiguos sistemas de encriptación".

"Por ello, el Misterio de Amelia es un videojuego en el que es necesario pensar, desarrollar la capacidad intuitiva y descubrir las claves para avanzar en la trama mediante la resolución de rompecabezas ingeniosos, muchos de ellos complejos y basados en sistemas históricos reales", concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios